menú
“Recuerdo mi primera experiencia en cine, una película compuesta por una serie de miradas fragmentadas que se organizaban en el fluir de un traveling.
Estos proyectos de esculturas transitables son el producto de la misma mirada. La fundación de un lugar habitado por un recorrido. Y las formas y su tipología como el resultado de una manera de caminarlo. Me inclino hacia una escultura de intervención urbana y la veo como el arte del recorrido. Un espacio horizontal en ritmo de andante.
Creo en una escultura que tienda a la arquitectura, aunque para nosotros hoy sea una escultura imaginaria. El hecho que la mayoría de mis esculturas sean proyectos, lo confirma”.

Fragmento de un reportaje
realizado a Carlos Boccardo por José Luis Cancio


Si el arte como podía decir Adorno, tiene la capacidad de oponer siempre una pregunta ante la certidumbre espesa del sentido común, es porque la fuerza evocadora de una imagen parece más duradera y quizas, más profunda que la de su referencia. Sobre estas huellas trabajan las esculturas de Boccardo, ellas nos muestran, con la intensidad reflexiva del arte, esa zona de lo real que, en profundidad, rechaza la exhibición trivial.
Boccardo reflexiona contruyendo una imagen: el cuerpo de la muerte. (...) En un país donde se intentó borrar las huellas, el arte se impone como una de las formas de nuestra memoria (sí no de nuestra razón) : restituir las huellas.

Beatriz Sarlo
(Fragmento)

“Monumento horizontal”
1980
Proyecto realizado
sobre un espacio hundido
de 3.000 m2

 

“Homenaje al cubo”
1990
Proyecto realizado sobre
una superficie de 10.000 m2

 

“Plaza hundida”
1982
Proyecto realizado sobre
una superficie de 2.500 m2

 

Escultura transitable
1997
(Fragmento)
Cemento
Med.: 8 m x 8 m x 1.80 m